Compré una pistola ¿Ahora cómo la cuido?
Compré una pistola ¿Ahora cómo la cuido?
By administrador - 20/02/2018

El cuidado que le des a tu pistola determinará su tiempo de duración, como cualquier artículo que compramos, nuestras pistolas también necesitan limpieza y mantenimientos para prolongar su tiempo de vida.

Antes de comenzar con el proceso, te vamos a detallar los implementos que vas a necesitar:

  • Retazos de tela sin pelusas (puedes comprar tela, pero una camiseta vieja o calcetines también serán útiles).
  • Solvente (de preferencia, aquellos diseñados para tener contacto con la piel, como el M-Pro 7)
  • Una aguja (o algún objeto metálico puntiagudo)
  • Cepillo (sin hebras de metal, por ejemplo, un cepillo dental)
  • Limpiador de tubería, que será útil en los orificios pequeños que el cepillo no alcance.
  • Bolitas de algodón (hisopos).

Ahora, sigue esto pasos para poder darle una limpieza y mantenimiento a tu pistola.

Desarmar

  • Desmantela el arma con cuidado.  Quita el percutor.
    • El proceso puede variar dependiendo del modelo de arma que estés manipulando.
    • Asegúrate de que tu arma esté descargada, ya que debes presionar el gatillo del arma para poder iniciar el proceso.
  • Identifica las partes que estás limpiando. Hay cuatro piezas fundamentales en cualquier pistola semiautomática:
    • Estructura: Esta es la parte por la que se sujeta el arma. El gatillo suele estar incrustado en la estructura y el tambor está localizado dentro de ella.
    • Corredera: es la parte metálica en la parte superior del arma, mantiene el tambor sellado, compensa el retroceso (en muchas semiautomáticas) y alberga el percutor (y unos cuantos otros componentes).
    • Cañón: el cañón en conjunto viene a ser en sí el cañón y la corredera.
    • Varilla de guía y resorte: estas dos cosas suelen ser una sola pieza. La varilla le sirve de guía a la corredera cuando esta retrocede y el resorte ayuda a que regrese a su lugar una vez que se haya disparado.

Limpiar

  • Limpia todos los componentes con retazos de tela, no es necesario que sea completamente lisa, puede tener pelusas.
    • Quita toda la acumulación de carbono que se creó por la fricción del uso y también toda la pólvora quemada. Además, limpia la grasa y la pólvora que aún no se ha quemado.
    • Limpia dentro del tambor, el eyector, las varillas de guía y todo alrededor de la corredera. Limpia todas las partes en las que encuentres cosas negras.
  • Aplica algún solvente (de preferencia alguno que no cause reacciones alérgicas al contacto con la piel, como el M-Pro7) en todos los componentes que estén sucios.
    • Asegúrate de revisar qué tipo de solventes se recomienda no usar.
  • Deja que el solvente se asiente por unos cuantos minutos. Asegúrate de que las partes que estén sucias, ya sea con pólvora quemada o no, se remojen en el solvente.
  • Frota toda la pistola con un cepillo (nada que tenga metal, usa algo como un cepillo de dientes). Esto ayudará a que el solvente se suelte un poco y limpie el arma.
  • Limpia el arma con una tela libre de pelusas (puedes comprar retazos de tela cortados, pero también puedes utilizar una camiseta o medias de algodón). Pasa la tela por todas las partes a las que haya llegado el solvente y límpialo hasta que quede limpio.
  • Utiliza algo puntiagudo para limpiar los restos de carbón o pólvora que se encuentren en las partes más estrechas del arma.
  • Utiliza un cepillo de nailon para limpiar cualquier suciedad del cañón.
  • Limpia el cañón con una tela remojada en disolvente. Repite el proceso con otras telas limpias (remojadas en solvente) hasta que la tela salga limpia. Luego vuélvelo a limpiar con una tela remojada en aceite, esta capa de aceite protegerá el cañón y evitará que se oxide.
  • Aceita todos los componentes, ya que estos necesitan lubricación. Es posible que en el manual del arma se especifiquen las áreas que necesitan ser lubricada, aunque a veces basta con revisar el arma para saber qué partes necesitan aceite.

Vuelve a armar la pistola

  • Monta de nuevo la pistola y asegúrate de que todo funcione correctamente.
    • Para comprobar que el arma funciona bien, mueve la corredera, asegúrate de que se deslice hacía atrás y hacia adelante. Si no lo hace, es probable que no hayas puesto el resorte de la manera adecuada.
    • Asegúrate de que esté descargada y presiona el gatillo, debes escuchar un “clic”. Vuelve a deslizar la corredera, y si tu arma es de doble acción, amartilla el percutor una vez más.
  • Limpia toda el arma y quita el exceso de aceite.
  • Limpia el cañón con un retazo de tela seco antes de que intentes disparar para que puedas quitar cualquier residuo de aceite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *